viernes, 9 de agosto de 2013

Barrio Bellavista: Sauna 282

hoy finalmente después de estar toda la mañana acostado, pensando en Francisco y lamentando lo sucedido, me resigne y agarre el dinero que tenia y me fui a inscribir al gimnasio, fui con mi amiga Isabel, después de levantarme me duche por que estaba ediondo y para la desgracia mía salio agua helada, se había acabado el gas, así que tuve que llamar al repartidor de gas y lo tuve que esperar hasta que llego, el venia con su hijo, un pequeño que aparentaba tener 5 0 6 años aproximadamente, lo encontré tierno, así que mientras su padre instalaba el gas, yo le regale un yogurt con cereal y lo deje jugar con mi gata... después me bañe y partí rumbo al gimnasio y por fin pude ver lo que hace meses no veía... hombres (me gusta recrear la vista) era como estar en el paraíso de un gay acumulado, asi que me fije esa meta, quiero lograr el mismo cuerpo que ellos, así que me ejercite, hice mucho ejercicios y ahora estoy escribiendo con dolor muscular, pero el dolor es bueno, eso dicen... el problema fue cuando llegue a la casa, estaba todo apagado y oscuro... fue inevitable no pensar en el y ahora en eso estoy, pensando en el y preguntándome ¿El pensara en mi? luego me acuerdo que el se fue por el fin de semana, desde el miércoles a la capital y se esta quedando cerca de un barrio bohemio gay... Barrio Bellavista... un barrio ubicado en Santiago, capital de Chile, lugar bohemio y que considero mágico, por que todo puede pasar en Barrio Bellavista, pero al lugar que tanto admiro ahora, me causa temor y angustia...

Una vez hace tiempo, habia leido por internet acerca de un lugar un poco turbio, que era un sauna llamado "282", escuche muchas historias del ambiente gay, casi todas relacionadas a la promiscuidad y al instinto natural del gay, el sexo; y bueno yo me considero una persona muy curiosa, asi que cuando fui a Santiago, tenia muchas ganas de conocer el famoso sauna "282". Asi que camine por las calles buscando la direccion, hasta que la encontramos con Francisco... era una casona un poco antigua y muy grande, al principio dudamos por los nervios, pero luego decidimos entrar, asi que golpeamos la puerta y entramos... pagamos la entrada, fuimos en dirección a los camerinos para guardar la ropa y la sorpresa fue que nos pasaron una toalla blanca, un paño largo blanco y unas chalas, en otras palabras teniamos que estar desnudos cubiertos solo con el paño blanco... al principio me dio mucha vergüenza, puesto que no soy de esas personas que se desvisten fácilmente en precencia de terceros, pero luego adquirí el valor y me saque la ropa y andaba con Francisco y cubiertos solo con ese paño blanco. Fuimos a la habitacion de al lado en la cual habia una piscina temperada y estaba vacia, asi que nos metimos con el paño para taparnos algo, auque por el color, se traslucía TODO... estábamos nadando de forma torpe, hasta que llego un tercero, un hombre, joven de buen fisico quien sin tabu alguno, se saco todo y se tiro a la piscina como llego al mundo, desnudo... yo estaba sorprendido y nos fuimos a la esquina de la piscina, teníamos miedo ambos, el hombre después salio de la piscina y se dirigió a una escalera grande, estaba con una luz azul de neón muy débil, se podía ver muy poco... y me bajo la curiosidad ¿Que habrá haya arriba?... me arme de todo el "valor" y subi con Francisco, a medida que ibamos subiendo la luz iba apagandose y todo iba oscureciendo, a la vez la sensacion termica iba aumentando, hacia mas calor y la sensacion de miradas iban aumentando... no me atrevi a mirar a ninguna persona a la cara, me dio mucha verguenza, pero si vi mucho cuerpo desnudo, mucho vulto y muchos movimientos extraños. Subi al tercer piso y parecia un laberinto, o asi lo vi yo,lleno de cuartos, no sabia donde ir, entre a un cuarto y vi a dos hombres acostados, penetrandose, uno sentado arriba de otro, estaba muy concentrado en su orgasmo, yo escuche sus gemidos y quede paralizado, me asuste y sali de la habitacion... no se si era por el calor que hacia o quizas yo me puse caliente, pero fui a las duchas y me refresque, despues fui con Francisco a una habitacion pequeña, estaba vacia asi que nos quedamos conversando... luego nos empezamos a besar y bueno una cosa llevo a la otra, estabamos casi desnudos (no se si contar como vestimenta esa tela blanca) y bueno, entre las telas empezo a asomar nuestra masculinidad en ese grado de excitacion, estabamos entrando en calor cuando vimos la puerta de la pieza y habian dos tipos masturbandose... me corto toda la pasion y me asuste demasiado y le dije a Francisco que nos fueramos, nos tomamos la mano y bajamos rapido... preferimos terminar lo que empezamos en la intimidad del hotel.. pero la experiencia fue muy morbosa, pero excitante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada